«que fue aquella sola henchia la huerta y todo el ayre de vn buen olor marauilloso. Esto era fino balsamo y puro y por muchas vezes le hizo assi delante nosotros: y ahun tomando a cada vno su mano abierta echo el dicho balsamo en gota por medio las palmas: la qual tenia tanta eficacia de viua virtud que penetraua luego la otra parte de┬Ělas manos: sus fojas y ramos puestos vn poco entre los dedos»