«sus olores siquier deleytes: el qual respondio que no daria la heredad que fue de sus padres: de cuya respuesta el rey houo yra y se acosto luego en la cama: quando la reyna Ie├žabel supo como su Achab estaua muy triste fue alla luego y entendiendo ella el caso reprendio le mucho de ciuil y poco y puso remedio en tal manera: embio mandamiento al juez de Israel que ordinasse vn gran ayuno donde dixiessen dos»