«no atreuiendo¬∑me en la lengua para que sin el trabaio de¬∑la obra espere gualardon, y havnque los vuestros acceptos meior lo sepan dezir proferiendo y lisongeando vosotras juzgad quyen sea mas digno de gloria la grandeza de mis afanes o la polideza de sus razones, yo me fio tanto en vuestra discrecion que penetrays la voluntat como juyzios de Dios, y si yo siruo meior en obra que ellos lo profieren por palabra no es razon»