«don Armengol conde de Vrgel: y vinieron con tan gran furia el vno contra el otro y encontraron se tan reziamente que los dos cayeron muertos en tierra: entonce los moros boluieron las espaldas y los cristianos siguieron el alcan├že fasta los poner por las puertas de Cordoua: leuantaron el campo y boluieron con grandes y ricos despojos los cristianos a sus tierras: mas fue mucho llorado el buen conde y leuado con grandes honrras a su»