«delante puesto por vezino al monte Ebal. En estos montes ambos ya dichos eran promulgadas siquiere se dauan las bendiciones y maldiciones a los del pueblo israelita quando en la tierra de promission entrar querian: porque los buenos y amadores de┬Ěla ley fuessen hechos mejores y bien prouocados siendo bendezidos: y por el contrario los malos houiessen terror y espanto. En Garisim los seys mas nobles tribus echauan las bendiciones con los sacerdotes: segun se»