«llanto que fizieron todos sus caualleros: quando vieron su rey tendido en el suelo: y tan alan├žeado y ferido que todo era llagas de muerte: y lo que mas graue y enojoso les fue pensar que de sobrado amor que les touo por los venir a socorrer hauia el buen rey pade├žido tal muerte. Llamentaron terriblemente y desygual: dieron vozes y gimieron: porque tan crudamente rey que tanto los amaua y era amado era muerto»