«galardones tan immortales y diuinos: porque como reza aquel principe de latina eloquencia Marco Ciceron y mucho ante lo houo escrito Platon archa de toda sabiduria a Archita tarentino: no nascimos para nosotros mismos y para nuestras proprias vtilidades: ante bien la mayor y mejor parte de nuestro nascimiento esta naturalmente obligada al comun bien de┬Ěla patria donde nascimos y la mediana al de nuestros deudos y amigos y la menor y mas flaca al de nuestros interesses»