«y del agua tomasse la sangre que le ministrasse los humores que le viuificassen: y del ayre tomasse el aliento que le ministrasse el respirar y resollo: y de┬Ěla tierra tomasse la carne que le ministrasse los apetitos. Dio le assi mesmo tan marauillosa forma y proporcion. E puso le el ombligo en medio del del cuerpo como centro y punto de su statura: de manera que tanto houiesse del dicho ombligo hasta encima»