«llamo a la puerta. Como non oviesse lugar donde se acoger ni fuyr ni asconder: estaua el mancebo e non menos la muger en grand congoxa non sabiendo lo que deuian fazer: mas la suegra que era vieja artera: por reparar al peligro: consejo prestamente al mancebo que tomasse vna espada sacada: e que se parasse baxo a┬Ěla puerta: donde llamaua el marido mostrando ferocidad e braueza: e que non respondiesse cosa»