«le embio su magnifica embaxada en Paris: donde nunca los mensageros podieron ver al rey: que se les no quiso demostrar por no recebir tanta mengua: mas de consejo de┬Ělos doze pares de Francia les nego la audiencia: y mando que respondiessen por el como por bien touiessen: y assi de que oyeron que el rey don Pedro embiaua los embaxadores por amenguar a su rey: les respondieron que se fuessen con Dios:»